Editorial 14/01/2019

Surgió, como ocurre con las mejores ideas, de una iniciativa ciudadana.

Y ayer, finalmente el gobierno de Ciudad de México la adoptó y propuso a los automovilistas cargar los tanques de sus vehículos conforme al calendario de verificación.

En la confusión que ha provocado el desabasto de gasolinas y frente a la desazón de los conductores, se alcanza apreciar una luz, que acabe no solo con las molestias, sino también amaine las críticas que subsisten por las medidas extraordinarias para combatir el robo de combustibles.

Cabe esperar que la propuesta tome vuelo y se afiance, al menos mientras el abasto se normaliza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *