Editorial 4/01/2019

Arturo Zaldivar, nuevo presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, puede inclinar la balanza hacia leyes identificadas con el cambio de régimen propuesto por Andrés Manuel López Obrador.

 

Su identificación con causa que promueven las garantías de derechos civiles y su afinidad con la necesidad de renovación en el Poder Judicial, hacen prever un giro en las decisiones de la máxima instancia judicial del país.

 

Un caso emblemático fue su proyecto de sentencia donde afirmaba que funcionarios de alto nivel de guarderías públicas eran responsables de la muerte de 49 niños en un incendio en la Guardería ABC, en Hermosillo, Sonora.

 

Por otro lado, el ministro Zaldívar también presentó propuestas de sentencia polémicas: en 2011 propuso un amparo para Florence Cassez, que fue rechazado un año después.

 

Una SCJN fuerte, independiente y enfocada en dar resultados de manera clara y expedita, dará certeza en sus fallos, como lo ha reclamado la sociedad a sus ministros, que han actuado hasta ahora más cerca del poder, incluso del no establecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *