Editorial 9/01/2019

A más de 15 días, ¿es muy difícil deducir que las gasolineras que se han quedado sin producto es porque las surtía la venta paralela e ilegal de gasolina?

 

La paranoia social, auspiciada desde los medios de comunicación, comienza a ser eficaz en la estrategia de la oposición, que frotándose las manos, siente que es un duro golpe contra López Obrador.

 

Es inminente que el Gobierno Federal traduzca sus denuncias en actos judiciales contra quienes roban hidrocarburos, sean ciudadanos de a pie o ex directivos de la paraestatal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *